pretzels suaves



Hola de nuevo a todos!
Aunque no pueda actualizar tan a menudo continúo cocinando, experimentando y mirando todas las cocinas que me gustan y hoy
por fin os presento estos pretzel suaves, cuyo detalle más característico en mi opinión es que previo al horneado se sumergen en una mezcla de agua y bicarbonato sódico que les da un característico color marrón y un especial sabor.

Vamos con un poco de
historia de este pan... las fuentes difieren en el tiempo y lugar del origen de este tipo de pretzel pero su uso en los emblemas de productos de panadería en el sur de Alemania está documentado al menos desde el año 1.111.
Su nombre proviene de la
palabra alemana brezel, derivada del latín bracellus, que significa brazo pequeño y este nombre se debe a que la forma de este panecillo recuerda a dos brazos entrelazados.

La primera representación de un pretzel se encuentra en el manuscrito medieval Hortus Deliciarium, elaborado por la Abadesa Herrada de Landsbergen en Alsacia. Era una enciclopedia con bellas
ilustraciones
, siendo en gran parte un compendio de los conocimientos del siglo XII. En una de las miniaturas de este códice aparece la escena de un banquete y sobre la mesa se observa un bretzel a la derecha del rey.

imagen extraída de: http://es.wikipedia.org/

En Estados Unidos son también
muy conocidos pero son muy distintos a los pretzel suaves y se denominan pretzels duros ya que son tipo galleta, finos y crujientes, y no se les baña en agua con bicarbonato. Los pretzels suaves tradicionalmente son del tamaño de una mano mientras que los duros son pequeños, de unos 3 o 4 mm de espesor.
Los pretzels duros son también consumidos cubiertos de chocolate, o como palitos de pretzel con una capa de caramelo o yogur.

Ingredientes (salen unos 12)
360 ml agua templada
1 paquete de levadura seca de panadería
1 cucharadita azúcar moreno
630 gr harina
2 cucharaditas de sal

1,5 l de agua
60 gr bicarbonato

Para la superficie, sal gruesa y semillas de sésamo (también se les puede poner semillas de lino, de amapola, pipas, etc)

En el fondo de un bol grande disolver en el agua templada la levadura y el azúcar. En otro cuenco juntar la harina y la sal.

Poco a poco ir añadiendo la harina en el bol donde tenemos el agua con la levadura y el azúcar disuelta removiendo constantemente

Continuar removiendo hasta que la mezcla esté suave, amasando unos 4-5 minutos. Formar una bola, engrasarla con un poco de aceite y dejarla reposar en un bol tapado con un plástico de cocina durante 1 hora.

Una vez pasado este tiempo comenzar a formar los pretzels. Os dejo esta guía que resulta muy útil para ver los pasos:

imagen extraída de: http://bread.pbworks.com/

Mientras dejamos reposar un momento los pretzels preparar una bandeja de horno con un papel sulfurizado por encima y echar sal gorda y semillas de sésamo sobre éste.

Poner el agua al fuego en una olla baja y amplia o en una sartén grande. Añadir el bicarbonato y llevar hasta que hierva suavemente.

Con cuidado echar el pretzel en el agua y contar hasta 30. Hay que tener un poco de maña para que mantengan la forma pero con un poco de práctica os saldrá. En esos 30 segundos el pretzel irá subiendo y flotará. Lo sacamos con una espátula y lo dejamos sobre la bandeja de horno. Espolvoreamos la parte superior del pretzel con sal y sésamo.

Hornear a 230º durante 8-10 minutos, hasta que estén doraditos. Ya veréis qué color más bonito tienen y sin necesidad de pincelarlos con huevo.

Advertencia, son para comer el mismo día porque se van quedando duros. En alguna receta dicen que se pueden congelar después de horneados pero yo no lo he probado todavía.

20 comentarios:

  1. Pintaza toda y vaya post más genial...con lo que me gustan los pretzels...ummmm

    ResponderEliminar
  2. Que ganas les tengo a los pretzels. Te han quedado fantásticos!!!
    Un besiño.

    ResponderEliminar
  3. me chiflan estos bollitos, son super ricos, y no sabes que ganas tengo de hacerlos!besitos

    ResponderEliminar
  4. Te han quedado estupendos, que ganas de cogerse uno y darle un buen bocado!!!
    Besitos y buen finde

    ResponderEliminar
  5. Just a hello from Savannah, Georgia. :)

    ResponderEliminar
  6. Ya hacía tiempo que no posteabas nada. Te han quedado de diez, me copio tú receta que siempre he querido hacerlos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. ¡Jope! deben de estar ricos, espero una invitación. :)

    ResponderEliminar
  8. te han quedado geniales y con una pinta deliciosa. un beso

    ResponderEliminar
  9. Hola Nuria me encanto la historia de este pan no sabia que era de origen Aleman y que en español fuera brazo. Te quedo con muy buena textura. Nathalie(mundo bizochco)

    ResponderEliminar
  10. No te preocupes si no puedes actualizar...en una temporada me pasaba lo mismo y decidi hacer una receta los viernes y asi tb me obligo a aveces a cocinar para no dejarlo mucho. Te han quedado muy bonitos y seguro que estan buenisimos. La explicacion del dibujito esta muy bien. Feliz domingo

    ResponderEliminar
  11. Que ricos se ven, no conocía el origen pero nunca va mal saberlo.

    Besos!
    Ana de: 5 sentidos en la cocina

    ResponderEliminar
  12. nunca lo he probadoo, pues lleva ingredientes q tenemos todos en casa igual me animo y lo hago :) a pinta es genialll

    ResponderEliminar
  13. Estan bueniiisiiimos!! yo los probe en Alemania

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Que ricos són...yo también los comí en Alemania...
    besos

    ResponderEliminar
  15. Nuria, siempre he querido probarlos. Se me antoja la forma tan bonita que tienen. Me ha encantado la explicación y las ilustraciones, super chula.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Siempre he querido probarlos. Es que son preciosos!Y menuda elaboración...
    Y ame he hecho seguidora, para que me tengas por aquí.Un saludo:
    Alba
    Desde Gozoa eta gazia

    ResponderEliminar
  17. ¡Nuri, te extrañábamos! Qué fácil la receta. Por acá no es costumbre de hacerlos caseros, se venden en bolsas cerradas herméticamente, son duros y pequeños. Voy a probar de hacerlos porque parece muy sencilla la receta. Gracias por pasar por la visita a mi blog (y de paso, las primeras veces que comés cebiche te da impresión, la verdad... pero después una se acostumbra). Besos!

    ResponderEliminar
  18. Gracias por esta encantadora receta!!!

    ResponderEliminar
  19. Estaba revisando el blogroll... y he visto estos pretzels... que maravilla, como me gustan.
    un beso

    ResponderEliminar
  20. Núria, que ricos!
    Me encantan los bretzel, los voy a preparar y te cuento.
    Me alegra verte, no te pierdas.
    Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por darme tu opinión, estoy encantada de escucharte